.

Image and video hosting by TinyPic

EGIPTO: ARTE (TEMPLOS Y PIRÁMIDES)

EL ARTE EGIPCIO
Los egipcios construían templos para que sirvieran de morada a sus dioses. Como pensaban que los dioses eran inmortales, usaron la piedra como material de construcción, ya que resistía mejor el paso del tiempo que el ladrillo de barro cocido.
El arte egipcio se caracterizó por seguir unas reglas fijas:
  • La arquitectura era adintelada, sin arcos ni bóvedas. Los edificios se realizaban en piedra y se decoraban profusamente con grabados, esculturas y pinturas
  • Hacían obras monumentales para reflejar la grandeza y el poder de dioses y faraones.
  • Las imágenes están idealizadas: el faraón aparece más joven y grande que el reto
  • Las esculturas están hechas para ser vistas desde frente, los brazos tocan el cuerpo y las piernas están juntas lo que les da un aspecto rígido y estático (hieratismo)
  • En pintura, destaca la falta de perspectiva lo que hace que los personajes aparezcan la mitad de perfil (piernas, brazos y cabeza) y la otra mitad de frente (tronco y hombros) dándole un aspecto característico.

   



  

ABU SIMBEL 360º Y OTROS MONUMENTOS EGIPTO

PATIO Y PILONOS TEMPLO HORUS (EDFU) 360º

SANTUARIO TEMPLO HORUS (EDFU) 360º

EL TEMPLO: MORADA DE DIOSES
Todos los templos egipcios se construyeron con una estructura muy similar: avenida de esfinges, obeliscos, dos pilonos a la entrada, recinto amurallado, sala hipóstila y santuario.
Sólo el faraón y los sacerdotes tenían acceso al santuario del templo (donde se guardaba la estatua del dios) El pueblo sólo podía entrar en el patio durante las procesiones mientras que los nobles y los funcionarios podían llegar hasta la sala hipóstila o sala de columnas.
  
  

   
      


LAS TUMBAS DE LOS FARAONES: MASTABAS, PIRÁMIDES E HIPOGEOS

  
 

Las primeras tumbas egipcias se llamaban mastabasunas sencillas construcciones rectangulares y de escasa altura con una cámara subterránea simple donde estaba el sarcófago con la momia del faraón.
                  
 
   
  

        

 

 

   

  
 

De la superposición de mastabas nacieron las pirámides, enormes tumbas de forma triangular con galerías y cámaras subterráneas entre las que destacan las de Keops, Kefrén y Micerinos, construidas en Guiza durante el Imperio Antiguo.
Eran imponentes construcciones de piedra construidas por campesinos y artesanos egipcios al servicio del faraón. Tenían galerías que conducían a falsas cámaras y, en su interior, las verdaderas cámaras funerarias, llenas de tesoros, estaban disimuladas y tapiadas por los muros.
Para proteger el reposo de los faraones e impedir el pilllaje, las entradas de las pirámides estaban escondidas.
Su aspecto final es muy diferente del actual, puesto que se cubrían con piedra caliza blanca pulida que las hacia brillar al sol de Egipto y coronadas por un piramidión (donde se posaba Rá, el dios solar, o Amón-Ra) a veces bañado en oro.

El miedo a los frecuentes saqueos y robos en las tumbas hizo que, en el Imperio Nuevo, los faraones prefirieran enterrase en hipogeos, tumbas subterráneas excavadas en la roca con varias estancias o cuartos. Los más importantes se encuentran en el llamado Valle de los Reyes. El más conocido, por haberse encontrado intacto en 1922, es el de Tutankamón.