.

Image and video hosting by TinyPic

LAS TIERRAS MURCIANAS EN ÉPOCA ROMANA

Tras la expulsión de los cartagineses el territorio de Murcia quedó incluido en la provincia de Hispania Citerior, con la división realizada por Augusto, la mayoría de nuestro territorio pasó a la provincia Tarraconensis y tras la reforma de Diocleciano pasó a la provincia de Carthaginensis.
Carthago Nova fue un importante centro de expansión romana por Hispania, con lo que se produjo una rápida romanización del territorio de Murcia, surgieron así importantes núcleos de población como Begastri (Cehegín), Eliocroca (Lorca), Ello (Yecla), Segisa (Cieza)
Para facilitar el control de los territorios obligaron a la población ibérica a abandonar los poblados amurallados elevados y ocupar tierras en llanos y se construyó una red de calzadas y por la ciudad de Carthago Nova se conectó a la Vía Augusta.

ROMANIZACIÓN DE LA REGIÓN DE MURCIA

Los romanos aprovecharon los recursos naturales de la región, como el esparto (para elaborar cuerdas alpargatas y antorchas), lino (artesanía textil), recursos marinos, crearon factorías de salazón (Mazarrón y Los Nietos), explotación minera en la zona Mazarrón y la Sierra de Cartagena-La Unión (extracción de plata, plomo, hierro y cinc) y las canteras de piedra.
En la región abundaron las villas pequeñas que contribuyeron al desarrollo de la agricultura y la ganadería (destacan las de La Quintilla en Lorca, Villaricos en Mula, El Empalme en Caravaca y Los Cantos en Bullas)
 

 

La ciudad de Carthago Nova tuvo un gran desarrollo económico gracias a su puerto comercial y a la riqueza minera y se convirtió en una de las ciudades romanas más importantes del Mediterráneo, proliferaron las factorías de salazones, donde se producía el garum salsa de pescado muy apreciada por los romanos . En la época del emperador Augusto (siglo I a.C.-siglo I d.C) se construyó el teatro, el anfiteatro y el foro y se llevó a cabo la urbanización de las ciudad, siguiendo los modelos de ciudades romanas, con calles perpendiculares y se levantó la gran necrópolis (cementerio). Con Diocleciano se convirtió en la capital de la provincia Carthaginensis (finales del siglo III), pero a principios del siglo IV la ciudad entró en crisis.
   
 

EL LEGADO DE ROMA EN HISPANIA Y LA REGIÓN DE MURCIA

La integración de Hispania en el mundo romano supuso la adopción de la lengua latina, el derecho, las instituciones políticas, la religión y el arte propios de esta civilización. Este proceso de asimilación cultural por parte de los indígenas fue largo y se conoce como romanización.
En el año 212 d.C. los habitantes de Hispania adquirieron la condición de ciudadanos de Roma.
Como ejemplos de esta inclusión cultural romana, en nuestro país se conservan importantes edificios y muestras artísticas: acueductos, como el de Segovia; teatros, como los de Mérida, Sagunto o Cartagena; anfiteatros como los de Mérida y Tarragona; murallas, como Lugo, Barcelona o Tarragona;  puentes, como el de Alcántara; calzadas, Vía Augusta y Vía de la Plata; termas, en Mérida y Barcelona; templos, en Mérida; monumentos funerarios, como el de Tarragona; arcos de triunfo como los de Medinaceli o Bará (Tarragona); ademas de otras muestras artísticas, como mosaicos, esculturas repartidos en numerosas villas romanas.
Teatro romano de Mérida  
Murallas de Lugo




Acueducto de Segovia 
 
     Acueducto de los Milagros (Mérida)

 

Puente de Alcántara (Toledo)

 
Arco de Bará (Tarragona)
     Mosaicos de la Villa de La Olmeda (Palencia)
Anfiteatro de Tarraco
 
Reconstrucción de Tarraco y acueducto
RECONSTRUCCIÓN VIRTUAL TARRACO (CORTONA3D)
Templo de Diana (Mérida)


Los romanos realizaron en Murcia importantes obras públicas y artísticas, sobre todo en la ciudad de Carthago Nova durante la época del emperador Augusto, donde sobresalen el teatro, el anfiteatro (sobre el que se levantó una plaza de toros), el Augusteum, el monumento funerario de Torre Ciega, o la domus de la Casa de la Fortuna
 

Otros restos romanos importantes en la región de Murcia son las termas de Archena, Fortuna y Alhama, el complejo arqueológico de la Ermita de la Encarnación en Caravaca (restos de dos templos) y las esculturas y mosaicos localizados en La Quintilla en Lorca y la villa de la Huerta del Paturro en Portmán (Cartagena)

YACIMIENTOS ROMANOS EN LA REGIÓN DE MURCIA